Usos del vehículo privado

Escrito por LabIN Granada Leído 681 veces. 2 respuestas.
movilidad transporte vehículos

En este hilo se incluyen las ideas y propuestas generadas sobre los usos de los vehículos de movilidad personal en los barrios.

Respuesta de Asociación Bajo Albayzin

Problemas detectados:

A) Vehículos privados de transporte individual/familiar

A pesar de las regulaciones de acceso, el uso del vehículo privado para llegar al Albayzín sigue siendo abusivo, sobre todo por parte de tres sectores concretos: visitantes, los turistas que vienen a Granada en coche y que se alojan aquí, los trabajadores del sector hostelero, padres y madres que traen sus hijos e hijas a los colegios del barrio. En el caso de los segundos entendemos que este abuso se produce porque el transporte  público no cubre sus necesidades de horario y por los problemas de una intermodalidad ineficaz para incluso hacer uso de este transporte. En el caso de los primeros, creemos que, además de la falta de intermodalidad para pasar del transporte privado al público, es debido a una falta de aparcamientos disuasorios e información: los paneles informativos instalados (luminosos que hay en Avda. Andalucía) dan el dato de la prohibición pero no dan alternativas. Los sistemas de navegación ni siquiera incorporan el dato. Y los puntos de control de acceso (pilonas) hablan de control por cámara cuando no estén en funcionamiento, y aunque las multas lleguen a posteriori, los coches entran  y saturan el barrio.

Esta saturación hace que los pocos espacios de aparcamiento regulados disponibles en las calles se agoten rápidamente y se aparque indiscriminadamente invadiendo el espacio público (plaza San Nicolás, plaza de las Castillas, Calles como Alhacaba, Zenete, San Luis, Oidores), dificultando la movilidad peatonal y vehicular, además de la degradación visual del paisaje urbano patrimonial.

B) Vehículos privados de transporte colectivo

Existen en el Albayzín y el Sacromonte dos fenómenos:

El primero es el abuso de microbuses para el transporte de turistas o bien para el mirador de San Nicolás y su entorno, pero mayormente para las cuevas con espectáculos de Zambras en el Sacromonte. Hablamos de la circulación algunas tardes-noches de hasta treinta autobuses en periodos entre las 8 y las 11, primero para dejar a los turistas y luego para recogerlos —aquellos que vuelven a salir, porque también están los que se quedan mal-aparcados en Chapíz esperando a los clientes, por ejemplo. Esta circulación de autobuses privados, algunos de tamaños inadmisibles, es de una intensidad y produce atascos o densidad de circulación que no son admisibles en ningún caso, y menos en un barrio patrimonial. De hecho, producen prácticas abusivas de estacionamiento, graves conflictos con la circulación peatonal y situaciones de peligro en los puntos más estrechos de nuestras calles(estrangulamiento de Pagés, giro en el Salvador, desnivel en Carril de San Agustín y entronque con Chapiz, entrada al Sacromonte-Peso de la Harina). Por no hablar de ruido, vibraciones y contaminación. Desde luego no parece racional esta práctica consentida en nuestra ciudad, y que es difícil de encontrar en otras ciudades patrimoniales.

El segundo es la introducción del tren turístico. Este vehículo privado (los intentos de hacerlo de uso público han fracasado: su regularidad, tiempos y espacio físico no sirven al vecino) se ha demostrado en innumerables ocasiones que genera colapso circulatorio (los tiempos de parada, cualquier incidencia), es decir, va en contra de todos los preceptos de una movilidad eficaz y sostenible, pues afecta no solo al vehículo privado del vecino, sino especialmente al fluir del transporte público.

Propuestas:

•Lo prioritario es garantizar el acceso (entrada y salida) de los residentes, mediante la continua mejora de los sistemas de permisos de acceso para familiares de residentes y carga y descarga. Reevaluación de los horarios de acceso permitido para los no residentes (visitantes, turistas, empleados hostelería…) restringiéndolo totalmente especialmente en fines de semana y festivos. Control de acceso para dar paso a sólo residentes al final de la cuesta de la Alhacaba (Placeta de la Merced).

•En general potenciar el uso del transporte público, implementando medidas sobre todo para aquellos que vienen al barrio a trabajar (mejor intermodalidad, mayores tramos de horarios).

•Mejorar la información, física (pantallas, carteles) y digital (coordinación con empresas de navegadores) sobre el acceso al barrio, cambiando ubicación de muchos de los paneles informativos para que no se produzcan colapsos cerca de los puntos de control.

•Articular bolsa de aparcamiento adecuadas en el perímetro del barrio y buscar soluciones concretas para y con los hoteles de la parte baja.

•Eliminar la circulación de los autobuses/microbuses privados para turistas por el interior del barrio, incentivar la movilidad peatonal de estos turistas desde un punto adecuado de bajada hasta sus destinos. Caminando disfrutarán más del barrio.

•Eliminar de circulación el tren turístico, pues no sirve como transporte público pero principalmente por ser un verdadero obstáculo para la movilidad cotidiana de residentes que usan el transporte público y el vehículo privado.

•Revisión de la Ordenanza Reguladora de las zonas de acceso restringido para proceder a la modificación de horarios, la restricción total a la circulación de microbuses turísticos (Título II, Capítulo I Artículo 4 Tipo de autorizaciones) y la adecuación de los tamaños de los vehículos de carga y descarga y obras.

Respuesta de asociación vecinos sacromonte

1. Problemas detectados
A) Vehículos privados de transporte individual/familiar

A pesar de las regulaciones de acceso, el uso del vehículo privado para llegar al Sacromonte sigue siendo abusivo, sobre todo por parte de dos sectores concretos: los visitantes que vienen al Sacromonte en coche y las personas que trabajan en el barrio. En el caso de los segundos entendemos que este abuso se produce porque el transporte  público no cubre sus necesidades de horario y por los problemas de una intermodalidad ineficaz para hacer uso de este transporte. En el caso de los primeros, creemos que, además de la falta de intermodalidad para pasar del transporte privado al público, es debido a una falta de información: los paneles informativos instalados (luminosos que hay en Avda. Andalucía) dan el dato de la prohibición pero no dan alternativas.

Esta saturación hace que los pocos espacios de aparcamiento regulados disponibles en las calles se agoten rápidamente, dificultando la movilidad peatonal y vehicular.

B) Vehículos privados de transporte colectivo

El primer problema en este sentido es el uso de microbuses para el transporte de turistas  para las cuevas con espectáculos de Zambras en el Sacromonte. Hablamos de la circulación algunas tardes-noches de hasta treinta autobuses en periodos entre las 8 y las 11, la mayoría aparca en el camino del monte,  ocupando el poco espacio de aparcamiento para residentes o aparcando de forma que impiden la normal circulación, otros esperan mal-aparcados en Chapiz. Esta circulación de autobuses privados es de tal intensidad y tan concentrada en un intervalo horario reducido que debido a lo estrecho que es el camino del sacromonte impide la circulación normal, no solo de los residentes sino que si se produce una emergencia, impediría la circulación de bomberos o ambulancias.  De hecho, producen graves conflictos con la circulación de vehículos y peatones. Desde luego no parece racional esta práctica consentida en nuestra ciudad, y que es difícil de encontrar en otras ciudades patrimoniales.

El segundo  ya en relación directa con la movilidad en los accesos y salidas del barrio, es el tren turístico. Este vehículo privado se ha demostrado en innumerables ocasiones que genera colapso circulatorio (los tiempos de parada, cualquier incidencia), es decir, va en contra de todos los preceptos de una movilidad eficaz y sostenible, pues afecta no solo al vehículo privado del vecino, sino especialmente al fluir del transporte público.

2. Propuestas sobre vehículo privado

  • Lo prioritario es garantizar el acceso (entrada y salida) de los residentes, mediante la continua mejora de los sistemas de permisos de acceso.
  • Potenciar el uso del transporte público, implementando medidas sobre todo para aquellos que viven y trabajan en el barrio, aumentando el horario del transporte público hasta las 24,30 h. En este momento  en el sacromonte solo hay transporte público hasta las 22,00 h de lunes a viernes, al camino de Beas, la zona más alejada del barrio, solo llega el bus hasta las 20h.
  • Generar y difundir rutas peatonales que permitan acceder a los distintos espacios singulares y culturales del Sacromonte para incentivar el acceso peatonal al barrio.
  • Mejorar la información física (pantallas, carteles) que informen sobre las alternativas al uso del vehículo privado, rutas, transporte público…
  • Eliminar la circulación de los autobuses privados por el interior del barrio, incentivar la movilidad peatonal de los turistas. Los puntos de bajada del  bus privado deben estar cercanos a paradas del bus publico para que el turista tenga la opción de usar el transporte público hasta sus destinos, esta medida es efectiva si el horario del bus publico C2 se amplía hasta las 24,30h un lugar de bajada puede ser el mirador de San Cristóbal donde  se puede enlazar con el transporte público C1,C2, o acceder peatonalmente al barrio.
  • Generar un servicio de lanzadera desde la Abadía del Sacromonte hasta la parada de Maria la Canastera, los microbuses podrían descargar en el aparcamiento de la Abadía del Sacromonte y un solo bus hacer el servicio de lanzadera. Se evitará que los buses turísticos tuvieran que pasar por el Albayzin y Sacromonte
  • Eliminar de la circulación el tren turístico, pues no sirve como transporte público pero principalmente por ser un verdadero obstáculo para la movilidad cotidiana de residentes que usan el transporte público y el vehículo privado.